Imagen
Pues no, Mares no es un histórico como lo indica esta sección. Pero necesitabamos hacerle un espacio a su historia. Y creo que por el solo hecho de triunfar sobre sus circunstancias merece estar junto a otros gladiadores como él. 

Me hubiera encantado hacer la entrevista que dio forma a este artículo, pero desgraciadamente ese gusto cayó en manos de Justino Águila, y no fue publicado primero aquí, sino en Msn Latino (http://latinzine.msn.com/entertainment/from-dumpster-diving-to-boxing-champ#scpshrtu). 

A pesar de ello, no hay pierde. Seguramente pronto, conforme vaya escalando en el Olimpo del boxeo, sabremos más sobre su vida y su lucha personal, pero por el momento los invito a leer una historia más de cómo el boxeo volvió un ídolo a joven que de luchador de la vida, se volvió en luchador del cuadrilátero.
                           ...

El campeón de boxeo Abner Mares hace que parezca fácil. A sus 27 años se ha convertido en una de las caras más conocidas del deporte. Es persona es calmado, tranquilo y relajado. En el ring es sigiloso, preciso e invicto.

Pero atrás de su saludable apariencia, está alguien que ha vencido las posibilidades a pesar de que la adversidad lo probó temprano en su vida, cuando él, su madre y hermanos dejaron México buscando una vida mejor en EUA.

Una madre soltera criando 7 niños significaba que sobrevivir en Los Ángeles implicaría lidiar con todo tipo de contratiempos. Era una familia rota pues los padres habían seguido caminos separados (y reunidos después).

Mares tenía unos 9 años en aquel entonces, y la ausencia de su padre lo hizo tener que crecer rápido, cuidar a su familia y encontrar comida para todos incluso si era necesario meterse en los basureros para buscarla.

“Nos levantábamos temprano en la mañana e íbamos al basurero del mercado por comida” Recuerda Mares. “Las cajas (de comida) estaban normalmente caducas, pero teníamos que agarrar lo que pudiéramos, huevos, helado, pan. Hicimos eso por un par de años hasta que mamá consiguió un trabajo”.

Para Mares, la vida se volvió más complicada cuando empezó a meterse en problemas por juntarse con quien no debía. Lo único que lo salvó fue que Mares quería ser un boxeador, como su padre y su hermano. Eventualmente conoció un entrenador que lo guió en lo que acabaría siendo su carrera boxística.

Ese mentor fue Mike Vital, quien entonces manejaba un gimnasio en Norwalk, California.

“Le daba trabajo de las 8am a las 4pm, luego a las 5pm él entrenaba”, dice Vital. “Esto lo mantuvo fuera de las calles y lejos de las pandillas”.

Para Mares, el entrenamiento se convirtió en un camino con el potencial de generarle ingresos, y así sucedió…pero mejor. Hoy es una de las estrellas de Golden Boy Promotions, una firma de promoción deportiva fundada por el campeón mundial de seis divisiones Oscar De La Hoya.

Mares disfruta su carrera como campeón súper pluma y pluma del CMB. Pronto se subirá al ring con Johnny González de México, el próximo agosto en el StuHub Center en Carson, California, no lejos de donde Mares creció.

Casado y con dos hijos, Mares entrena intensamente antes de las peleas, pero cuando tiene tiempo libre prefiere pasarlo con su familia. Tiene casas al Sur de California y en México, y divide su tiempo entre ambos lugares.

Cuando Mares era adolescente se mudó de vuelta a su nativo México, donde hizo pruebas para el equipo olímpico. Logró entrar y empacó sus maletas de nuevo. Luego se enfiló a los juegos olímpicos de verano en 2004 en Atenas, Grecia. Durante la primera ronda de los pesos gallos peleando contra el húngaro Zsolt Bedák, fue derrotado, cuando todo indicaba que había sido el ganador.

“Había mucha tensión y enojo entonces”, dice Mares. “Entrenas por mucho tiempo y es frustrante (cuando pierdes). Después vi que mucha gente me apoyaba y me di cuenta que no tenía por qué sentirme mal”.

Mares vio su experiencia olímpica como una piedra en el camino que lo llevo a trabajar más duro. Después de su pelea en Atenas, el equipo de De La Hoya lo llamó.

“Esa llamada cambió mi vida”, dice Mares. “Yo tenía 17 entonces y me hacen esta llamada de un agente que me conectó con Oscar. Estaba en shock”:

A los 19, Mares tuvo su primera pelea profesional y hoy es ya triple campeón mundial, con un récord de 26-0 y 14 nocauts.

Además del boxeo, Mares ha agregado la actuación a su currículum. Hace unos meses, viajó a México para tener un pequeño papel en la popular telenovela Porque el Amor Manda. El boxeador dice que también formará parte de un reality show sobre boxeadores. El show es producido por Mario López.

“Quiero que la gente me vea como este joven y pobre niño que vino desde abajo y ahora vive su sueño”, dice Mares. “Todo es posible si pones tu mente en ello”.

Justino Águila es un periodista premiado de Los Ángeles. Ha escrito sobre artes, cultura, música y noticias, y presenta historias en el San Francisco Chronicle, Time Out New York, Seattle Times y Billboard. Ha producido también noticias de entretenimiento para CBS.

 


Comments




Leave a Reply

    HISTÓRICOS

    Historias de vida y episodios trascendentes de los púgiles que han pisado el cuadrilátero a través  del tiempo.

    Archives

    Agosto 2013
    Julio 2013

    Categorias

    Todo