Imagen
Las mejores peleas suelen ser protagonizadas por peleadores contrastados. Esto también sucede en la dramaturgia y la narrativa en general. Quizá ni siquiera sea un asunto de calidad boxística, sino de cómo respondemos a las más antiguas formas de interpretar el mundo y darle significado. Y por ello, a partir de hoy Sparring tendrá el gusto de analizar las diferencias de los peleadores que protagonizarán combates importantes o atractivos, bajo el título: “Los grandes contrastes, las grandes peleas”. Iniciamos presentando el análisis de Mares vs. González, que se llevará a cabo este sábado 27 en Carson California.

Abner Mares ha tenido dificultades para explotar en grande. Tiene potencial por dónde se vea, no sólo por su boxeo, sino por su carisma, recurso invaluable para la mercadotecnia deportiva. Sin embargo su peso no ha ofrecido grandes nombres que le traigan los retos que lo convertirían en algo más que un campeón mundial. Por ello, y obligado por la persecución de mayores glorias –y bolsas- Mares ha escalado exitosamente desde peso gallo hasta pluma, coronándose recientemente como campeón pluma del CMB, teniendo coronas en 3 divisiones diferentes.

Jhonny González ha recorrido una ruta más larga. 62 peleas a cuestas contra las 27 que tiene Mares. A pesar de ser un peleador de calidad, con buena técnica y pegada sólida que le da un gran porcentaje de efectividad noqueadora de 74.19% - Superior al de Mares que de 51.85%-, González nunca tuvo una personalidad magnética, es mucho más serio y reservado que Mares.

Ambos han aparecido en medios mexicanos pero en producciones de géneros diferentes. Mares apareció en la telenovela Porque el amor manda, mientras que González lo hizo en la serie DE boxeo Cloroformo. La primera una telenovela típica, la segunda una de las pocas series dramáticas de calidad hechas en el país.

En cuestiones más relevantes para el boxeo, sus incursiones en divisiones superiores también han sido dispares. Mares cruzó tres divisiones como conquistador, incluso sorprendió a muchos derribando a Ponce de León, que se pronosticaba como un rival amenazanta con mayor ventaja en peso y poder. González por el contrato tuvo que escalar y retroceder en su cruzada entre divisiones. Conoció la derrota frente a Israel Vázquez cuando intentó conquistar la división supergallo, y de nuevo contra Nishioka en el mismo peso. Sin embargo logró levantarse de nuevo para hacerse con las coronas pluma del CMB y  la OIB. Mares no conoce la derrota, sólo un empate.

En lo físico. Mares se queda corto tanto en estatura como en alcance. 1.64cm de Aber, contra 1.70 de su oponente; y un alcance de 1.68cm, contra un muy superior 1.77cm de González.

No hay naciones enfrentándose aquí pero con riesgo de ser demasiado nacionalista, creo que si el público busca encuentros llenos de acción, poner a dos mexicanos a golpearse mutuamente es una de las mejores garantías de emoción.

La pelea:

Creo que este sábado 24 de agosto seremos testigos de un enfrentamiento explosivo. Ambos se fajan si es necesario, además de estar bien dotados técnicamente. González tiene una gran efectividad noqueadora, pero Mares ya demostró que puede atravesar divisiones sin perder poder de puños. La ventaja de tamaño de Jhonny puede ser determinante. Es un peleador más inteligente que Ponce de León, y confío en que sabrá sacar ventaja de su tamaño. Mares debe intentar pelear en corto,  moverse mucho y tal vez exponerse a un mayor desgaste, pero la juventud está de su lado, y Abner tiene el estado físico de un gran atleta.

La mayor parte de la afición favorece a Abner, y yo también lo hago. Pero Jhonny González es un rival importante, que si bien ya no está en su mejor momento, tiene destellos de grandeza, definitivamente tiene posibilidades.

Mares vs. González es un encuentro imperdible en la función estelar de este sábado. Y por si fuera poco, Leo Santa Cruz contra Victor ‘Vikingo’ Terrazas complementa la cartelera, y promete ser también un gran pleito que podría incluso llevarse la noche.

 


Comments




Leave a Reply